SENCILLEZ





por Mariene Piñero Godoy


Una persona sencilla es muy valiosa para la sociedad, generalmente está exenta del ego que perjudica, aleja y complica las relaciones personales.
La sencillez es la clave para caminar por la vida en paz, abiertos a nuevas experiencias y consciente del mundo que nos rodea, ya que nos permite ser más respetuosos con la realidad que se nos presenta. 
Una persona puede tener mucho dinero y ser sencilla, transmitiendo serenidad, sin ser pretenciosa o grotesca, en este caso, siempre recuerdo  este ejemplo, había un señor muy rico que habitaba por negocio en un hotel de lujo en Caracas, este señor comía siempre en el restaurante del hotel y aunque en algún momento no le gustara la comida, nunca se quejaba, respetuosamente apartaba el plato y sonreía al mesonero, su respuesta era educada a pesar de tener dinero y pagar altos costos por el servicio.  
Usar un lenguaje sencillo y claro también ayuda a comunicarnos con asertividad, permitiendo ser transparentes con el otro, mostrándose tal cuál es, sin máscaras, ni dobles caras, es la puerta abierta para abrirse positivamente ante las personas y las diferentes circunstancias. 
Ser sencillo es un arte, nos invita a quitarnos los trajes de prepotencia y vanidad con el que generalmente caminamos en muchas oportunidades por la vida, pisoteando a los demás sin compasión, simplemente porque nos creemos más que los demás. 
Nuestros títulos universitarios y experiencia en trabajos, debe ayudarnos a entender que estamos para servir, más que para ser servidos, que debemos poner nuestros talentos a la orden para los más necesitados o para los más cercanos y que nuestro conocimiento debe usarse para mejorar el mundo que nos rodea, nuestro M2 (metro cuadrado), si cada quien pusiera de su parte en este aspecto, tendríamos un mundo más sensible, cercano y por ende más humano. 
Las experiencias de la vida, son las que nos permiten mejorar y madurar este aspecto de la sencillez y generalmente se produce cuando te pones en los zapatos del otro, sin juzgar, entendiendo que su conducta es producto de su aprendizaje y de la manera cómo percibe el mundo. 
No somos perfectos, la perfección sólo le pertenece a Dios, por tanto como humanos cometemos errores, de los cuales aprendemos, esto resulta clave para saber comportarnos con sencillez. Hoy también pudiésemos estar en la cima del éxito, sin embargo esto puede cambiar, poniéndonos nuevamente abajo, si somos humildes, entenderemos que la vida es una ruleta y es mejor ser sensible y nadar en este aprendizaje,  que ahogarnos en nuestro ego.
Para finalizar debo señalar que siempre recordamos con afecto a las personas claras, transparentes y humildes que pasan por nuestra vida, más que aquellas que son como diría un niño" pretenciosas y vanidosas". 
Permite que tu ser se inunde de sencillez y nunca te arrepentirás 





Comentarios

Entradas populares de este blog

Guacamayas de mi tierra

Camino hacia lo extraordinario

Cuando muere un ser querido