Sábanas Blancas

 


- ¡Despierta hoy a la vida!, se dice Marcela, luego de ver la luz del amanecer entrando por la ventana de su cuarto.

Se sienta en la cama y de repente, llega un recuerdo, drásticamente se acuesta y se tapa rápidamente.

-¡No, No quiero pararme!, - quiero pasar todo el día aquí.  

La habitación de Marcela estaba rodeada de cosas hermosas, aún estaban aquellos regalos que dolían.

Cuando menos lo esperaba, una lágrima rodó tímidamente por su mejilla y la tristeza invadió su corazón.

Él ya no estaba, se había despedido para siempre aquella noche fría de invierno, con un beso y un largo abrazo.

No lo vería jamás, sus últimas palabras no las podía  olvidar: ‑“Te amaré siempre”, y sobre todo sentir en ese momento la tibieza de su cuerpo que la hacía temblar.

Recordar aquello, revivieron los recuerdos que le traían las sábanas blancas en su habitación.

 

 

 Te invito a leer mi libro "Descubre lo extraordinario en ti"

 

 

 

 

           

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi día perfecto

EL primer amor.

Buscando a Amílkar.